Desktop mujer limpiando servilleta 500x333

10 cosas que debes evitar hacer después de las comidas

Las infusiones inmediatamente después de comer pueden dificultar la adecuada absorción de nutrientes. Sus taninos pueden provocar problemas digestivos al interferir con las proteínas de los alimento.

Muchas personas tienen ciertas costumbres después de comer sin saber que pueden estar dificultando las labores en su sistema digestivo.

Resulta común que una comida provoque indigestión, reflujo gástrico y otros síntomas molestos que interrumpen una buena jornada.

Sin embargo, lo que muchos no saben es que, por lo general, todo esto tiene algún tipo de relación con los hábitos que se ponen en práctica después de comer.

Te puede interesar: 10 tips para cuidar el estómago en vacaciones

Teniendo en cuenta que algunos aún lo ignoran y no dejan de realizarlos, a continuación vamos a revelar esas 10 cosas que es mejor evitar para no sufrir molestas sensaciones tras ingerir los alimentos.



1. Dormir: Tomar la decisión de echar una siesta o dormir después de comer es una mala idea, en especial si los alimentos eran demasiado copiosos. La gravedad radica en que, al acostarse, los jugos digestivos se alejan del estómago y conducen a desarrollar inflamaciones intestinales. Esto aumenta la presión sobre el diafragma y provoca molestos síntomas como el ardor o el reflujo ácido.

2. Tomar una ducha: Para todos es más conveniente esperar un tiempo prudente antes de ducharse. Al hacerlo después de comer, el cuerpo se enfría, se produce un incremento del flujo sanguíneo y disminuye la cantidad de sangre alrededor del estómago. Este efecto causa trastornos en el sistema digestivo y también puede convertirse en la causa de otros problemas de salud.

3. Fumar: Hoy en día todas las personas saben que el consumo diario de cigarrillo tiene efectos negativos en la salud, que se traducen en enfermedades a mediano y largo plazo. Lo que algunos desconocen es que fumar después de comer equivale a consumir 10 cigarrillos lo que, de forma inevitable, aumenta el riesgo de desarrollar algún tipo de cáncer.

Te puede interesar: Desayunos rápidos y saludables para bajar de peso



4. Tomar infusiones o té: El consumo de bebidas calientes después de comer, como las infusiones o el té, tiene un efecto negativo en el cuerpo al impedir la adecuada absorción de nutrientes como el hierro. Los taninos, compuestos activos de este tipo de bebidas, interfieren con las proteínas de los alimentos y provocan dificultades digestivas.

5. Usar ropa demasiado ajustada: Apretar el cinturón del pantalón o utilizar una prenda demasiado ajustada causa problemas a nivel intestinal y, al alterarse su función, puede provocar reflujo gástrico o acidez.

6. Nadar: ¡Cuidado! Siempre resulta prudente esperar como mínimo media hora después de comer para meterse en la piscina. Esto se debe a que, tras ingerir comidas,  se requiere más sangre en el tracto gastrointestinal para ayudar a la digestión. Una vez se sumerge el cuerpo en el agua se pueden producir fuertes calambres estomacales o entumecimiento de las extremidades.



7. Caminar: Caminar es un buen ejercicio para aumentar el gasto energético y activar el cuerpo. No obstante, hacerlo después de comer puede provocar en algunas personas reflujo ácido o malestar estomacal debido a que impide que los jugos digestivos absorban de manera adecuada los nutrientes. Para evitar este efecto no deseado resulta apropiado dejar pasar, como mínimo, 30 o 40 minutos tras cada comida.

Te puede interesar: 5 beneficios de llevar una dieta alta en proteínas

8. Comer frutas: Tras ingerir alimentos demasiado copiosos o en grandes cantidades no es buena idea añadirle frutas como postre. Es cierto que algunas cuentan con propiedades y enzimas digestivas que apoyan la descomposición y absorción de los nutrientes. El problema es que estas pueden atascar el estómago y producir inflamación. La mejor manera de aprovechar sus propiedades es incluyéndolas en el desayuno o a la hora de la merienda. También hay que aprender a combinarlas de manera adecuada, ya que la mezcla de varios componentes puede causar dolores digestivos.

9. Tomar agua fría: El consumo de agua fría con las comidas o inmediatamente después no es una buena elección. Esta puede causar aglutinación de los alimentos e impedir que al llegar al intestino se absorban y clasifiquen de manera adecuada. Por el contrario, ingerir agua caliente unos 10 o 20 minutos más tarde ayuda a tener un mejor proceso digestivo.



10. Bailar: Aunque es poco común bailar tras ingerir alimentos, puede pasar, por ejemplo, en una fiesta. El inconveniente es que los movimientos causan dificultades a nivel digestivo y pueden ocasionar gases, inflamación y problemas de absorción de nutrientes.

¿Identificas alguno? Es muy probable que sean la causa de esos síntomas estomacales que aquejan con frecuencia tu organismo. A partir de ahora trata de hacer todo lo posible para evitarlos y no correr los riesgos que acarrean.

Te puede interesar: Beneficios sorprendentes de las fresas para la salud

Comentarios